5/7/10

Aitor, era el tipico soñador sonriente y positivo de la vida, que siempre le buscaba algo bueno, aunque todo estuviera tan mal que nada pudiera solucionarlo. Es mas, era tanto su positivismo, que, siempre encontraba solucion a los problemas de los demas antes que de los propios.
Era Profesor suplente en una escuela de literatura, y era de esperarse, ya que provenia de una familia de abogados, su mamá, pertenecia a un alto circulo del tribunal superior del congreso federal. Pero esto no es tan relevante, ya que el, era un literario en potencia y, porque no, en formacion.

Era muy meticuloso y dedicado a todo lo que le rodeaba, no dejaba pasar ningun detalle y todo lo llevaba apuntado en una agenda de bolsillo de color roja, anotaba todo lo que acontecia y creia relevante, como aquella vez que anoto las placas del camion donde vio a aquella chica de largos cabellos, o tambien anotaba la cantidad de hormigas que veia en el parque, ya que, le tenia miedo a los insectos y a las alturas y a las abejas y a los payasos y tambien a las aceitunas, este miedo tan particular, era extrañisimo y solo tenia explicacion debido a un incidente ocurrido en su infancia.

Aitor era una persona que tenia muchas fobias, pero aun asi, caminaba sonriente por las avenidas y por los vagones del metro, tenia un perro, que, aunque no lo aceptara, era su mejor amigo desde la infancia. Aitor, tenia muchos amigos, amigos que lo consideraban "el mejor amigo" y no porque tuviera dinero, ni por alguna cosa efimera, sino por el simple echo de que el, el era igual a todos, menos a el mismo. O sea, era un perfecto reflejo de sus amigos, y no es que no tuviera personalidad, al contrario, esa era su personalidad, ser igual a casi todos, adquiria gustos de otras personas y las tomaba como propias y disfrutaba con las demas personas al maximo, propinia gustos y ofrecia lo que todos necesitamos, un amigo incondicional. El era un espejo-amigo, un facilitador, un "mejor amigo" o como quieran llamarlo.

A ella la conocía de hacía algun tiempo, la habia tratado y como era de esperarse, ella lo consideraba su amigo, ella se llama Cristal. Se conocieron por azares del destino, por una eventualidad causada por la causalidad y la casualidad; una serie de eventos afortunados y desafortunados (para otros) los llevaron a estar en el mismo vagon del metro aquel jueves lluvioso. El metro quedo atascado a mitad del trayecto, entre la estacion Esmeralda y la estacion Carmesí, eran los unicos que estaban ahí y como el parón duró 25 minutos, lo que mejor pudieron hacer, fue platicar, pues ambos le temen a la oscuridad.

En esa oscuridad, se dieron cuenta de muchas cosas, entre tantas cosas de las cuales se dieron cuenta, fueron que trabajaban en la misma escuela y que frecuentaban el mismo estilista, solo que en epocas diferentes del año. Al terminar el apagon y separar sus sudorosas manos, se despidieron, no sin antes darse sus numeros y proponerse cualquier día para comer. Aitor, como ademas de ser buen amigo, era un romantico irreparable, le dio un regalo, solo por el gusto de haberla conocido. Le dio un Peluche que compro en la tienda de regalos de la estacion carmesí.

Los meses pasaron y se hicieron buenos amigos, solo que Aitor no sentia solo amistad por Cristal, sentia mas cosas, cosas que pocas personas le habian echo sentir antes, tenia un revoloteo de sentimientos en sus entrañas y su corazon latia cada que sus pulmones suspiraban al saber de algo que le recordaran a Cristal, hasta el mismo cristal o cualquier cosa cristalina, TODO, le nombraba a Cristal.

Suspiraba, la pensaba, todo lo que hacia lo hacia pensando en ella, solo que cada que se decidia a ir por ella y golpearla con la noticia de sus sentimientos, se acobardaba, no podia verla a los ojos por mucho tiempo, no podia sostener una respiracion normal, porque el sentía que ella era la indicada, por quien vale la pena darlo todo, apostarlo todo, quemar las naves, solo que le aterraba la sola idea del desprecio.

Esa noche, eran las 4 de la mañana de un viernes, a Aitor, lo despertó una Epifania, una idea, una de las brillantes, se paró de golpe, se vistio y cogiendo su chaqueta gris, salio de su apartamento, aun y cuando estaba cayendose el cielo a cantaros, aun asi, iba camino a casa de Cristal decidido, mas que nunca, a proponerle una Grandiosa idea.


Pero de repente, sin saber muy bien porque se paro al mismo tiempo que la lluvia dejo de caer y se dio la vuelta hasta volver a su apartamento.

Escrito por mí para unir los dos textos que me han enviado.

Los días seguían pasando y Aitor cada vez veía más crecida la inseguridad de Cristal. Él deseaba protegerla, agarrarla en estas noches de autentico pánico para ella y hacer que se convirtieran en momentos de placer y tranquilidad. Ante el miedo de ser rechazado por Cristal, Aitor tomó la determinación de escribirle una carta, pero esta de forma anónima. Quería saber cual seria su reacción al sentir que había alguien que daría la vida por ella. En ella redacto todos los sentimientos que recorrían su cuerpo al pensar en ella, al verla y tenerla cerca. La carta era preciosa, transmitía mucho amor, para cualquiera representaría algo positivo, pero el miedo de Cristal provocaba dudas en Aitor de que eso fuera así.
Ante el buzón de Cristal y con pulso tembloroso por el nerviosismo, Aitor decide echarle la carta.
Ahora tan solo le toca esperar saber cual es la reacción de Cristal para decidir si descubrirle su anonimato...

Sé que igual no tiene mucho sentido juntar las dos partes pero no sabía como hacerlo para publicar las dos. Si se os ocurre alguna idea mejor para unirlo decirmelo. Porque esto no me convence mucho, por no decir que nada xD Pero bueno... espero que me envieis la siguiente parte y cuando ya me lo envie una persona pondre un comentario en mis comentarios para avisarlo y que no me envieis dos textos que no tengan mucho que ver porque luego pasa lo que esta vez.
Me he hecho un nuevo blog en el que voy a ir poniendo textos pequeñitos, quizás solo una o dos frases. Igual quito lo de seguidores y comentarios, ya veré. Instantes

3 comentarios:

Nacho dijo...

jajaja,esto es un kaos, pero esque quien escribio el otro texto lo hizo como empezando la historia de nuevo porque por ejemplo, a mitad del texto da el nombre de Cristal como si fuera la primera vez que se hablara d ella entonces no concuerda :S Nose... creo que ha habido una confusión xD
Besos!

Gabrielle Dupré dijo...

Yo quiero escribirte, la historia me evoca una canción de un cantautor mexicano: ahí va la letra:

Ella no estaba lista para el amor
hay cosas mucho más urgentes pensó
justo estaba por cambiar de dirección
cuando a lo lejos escuchaba su voz...

Y así se decidió
buscarlo y por instinto lo encontró
cuando lo vió bajo la guardia y se debilitó...

La puerta se le abrió,
se apagó la luz y entró como un ladrón,
la cama revolvió, buscando un corazón
y lo encontró mientras le hurgaba el pantalón...

El no esperaba a nadie aquella ocasión
no hay nada urgente este día se terminó
justo iba a casa después de la función
pero alguien dijo que no se fuera no...

Así que decidió
sentarse y por instinto la esperó
cuando la vio
subió la guardia pero no aguantó...

La puerta se le abrió...

De ella se enamoró y el tiempo se apagó
desde ese día no piensa en otra cosa no,
la cara le cambió, bandido se volvió
no duerme y come poco a lado de su amor...

Es de Edgar Oceransky, la canción se llama: Como un ladron. Búscala en Youtube, verás lo que te digo, Un beso.

M. dijo...

Es lioso pero mola xDDDDDDDDD